sábado, abril 21, 2007

INTEGRACIONES ESCOLARES EN ARGENTINA


Un barco que se hunde.


Es lamentable saber que un problema parece no tener solución.
Todo el mundo habla de inclusión, integración, buenas voluntades.
Mentira, todo es mentira como dice el tango.
Las niños con discapacidades tienen dos escollos casi imposibles de superar, ambos dependen de las políticas públicas como ustedes supondrán...

La primer dificultad deviene de algo tan sencillo como es la ACCESIBILIDAD.
¿ Que entendemos por accesibilidad ?

En mis propias palabras diría que es el conjunto de recursos necesarios para que una persona pueda satisfacer sus necesidades básicas y luego de leer lo expuesto por la ONU, rescato que además de las barreras mentales a derribar, los niños deben atravesar barreras espaciales y materiales.

Actualmente existen escasos establecimientos escolares con una infraestructura adaptada para alumnos con discapacidad motriz, mental o sensorial.

Me refiero desde lo más elemental como pude ser una rampa o un ascensor, un micro escolar, una sala de estimulación temprana sensoperceptiva , hasta sistemas de computación adaptados para no videntes , hipoacúsicos o niños con parálisis cerebral.

También entiendo como ACCESIBILIDAD la cercanía entre el colegio y el hogar del niño.

¿ Se imaginan por un segundo lo que es el traslado de un niño con necesidades especiales al colegio y que además el mismo se encuentre a cincuenta kilómetros de su casa?

Tarea nada fácil se los aseguro...

El segundo punto por demás complicado es la tarea de Apoyo de las maestras integradoras.

El estado en Argentina suministra una maestra integradora para cada niño integrado en escuela común.
Ahhhhh, eso sí, en el mejor de los casos , la docente integradora va dos veces por semana un par de horas.

La legislación de nuestro país entiende al "Apoyo a la integración escolar" a un módulo de seis horas semanales.

Insólito, absurdo!

En las escuelas privadas el sistema también es de lo más inapropiado.Las maestras "multifunción" que entre otras cosas deben adaptar los contenidos curriculares, propiciar el vínculo entre el NEE con sus compañeros y la maestra de grado, asesorar a la institución que generalmente desconoce la metodología, etc., van todos los días al colegio, pero hablando en términos navales, están a la deriva. Su relación contractual es con nadie, son autónomas, independientes, monotribustistas.

Chiste argentino! en realidad son desamparadas.

Cobran un sueldo irrisorio, pagado en la mayoría de los casos por las inescrupolusas obras sociales luego de tres meses.

¿ Con éste panorama digo yo, cuanto tiempo tardará el barco en naufragar?


Share/Bookmark

5 comentarios:

Prof. Marisa Conde dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con tus palabras. Mi mejor amiga tiene un hijo con una discapacidad motora y la obra social de manera insólita le quitó la cobertura. Después de iniciar un Pedido de amparo le devolvieron la cobertura a ese niño pero no a toda la flia, pero si le cobran por todo el grupo familiar. Los reintegros solicitados todavía no fueron percibidos, y están a la espera de la autorización de la Obra Social para poder realizarle un tratamiento con Botox que fue indicado por el traumatólogo que lo atiende en el mes de Octubre /2006.
¿No es para llorar?

Karina Morales dijo...

Querida Marisa, esta situación es un común denominador en la mayoría de NEE, las obras sociales son deterror y el estado, a mi entender, no toma políticas concretas sobre este tema fundamental.
Salud y Educación, a nuestros representantes, les importan realmente?
Abrazo Karina

Lilus dijo...

Hola! sinceramente en la angustia de buscar respuestas a algo que como decis NO LA TIENE, al menos no la que esperamos, es que encontre el blog. Mi sobrino con sindrome de Down,integrado desde jardin de infantes en escuela comun (porla insistencia, persistencia y resistencia de los padres!) hoy cursa 4º año de la secundaria y quieren sacarlo de la integracion. Una nueva locura que se suma a la extensa cantidad que quienes circulamos por establecimientos educativos solemos ver, oir y lamentablemente callar.

Valeria dijo...

Hola, tus palabras no pueden describir mejor la situación que observo (busco la palabra que exprese lo que siento, pero no la encuentro)diariamente como psicóloga de gabinte de escuela especial para discapacitados mentales. Solo puedo pensar lo siguiente, a veces tocar fondo es lo único que nos permite poder impulsarnos para salir a flote. La educación pública "necesita" dejar la hipocresía alguna vez. Cariños.

Anónimo dijo...

Realmente todo lo planteado anteriormente me toca muy de cerca. Soy profe de educacion especial. En la actualidad llevo a cabo una integracion, la que es pagada por la obra social de la nena... Como profesional me siento desamparada, puesto que no cobramos en blanco, si necesitamos obra social la debemos pagar y asi sucesivamente.
La necesidad de nuestro lugar es Fundamental para un mejor accionar, pero hasta que no seamos reconocidos comoparte de lainstitucion, trabajamos de manera aislada,aunque no quieramos porque quien nos paga y controla es laobra social.